Seis Venenos Mortales, Extremadamente Difíciles de Detectar

526 seis-venenos-mortales-extremadamente-dificiles-de-detectar

La definición de veneno habla de cualquier sustancia química dañina que pueda provocar una enfermedad o lesión que altera el organismo de un ser vivo. A lo largo de la historia han existido infinidad de sustancias de esta índole, y de entre ellas, las más peligrosas eran aquellas que resultaban difíciles de detectar.

El veneno se ha asociado a la muerte de seres vivos, siendo en el caso de los humanos un método más para matar o asesinar a alguien de manera lenta y muchas veces silenciosa.

El arsénico: El arsénico es un tipo de metaloide, además de ser bastante común en la corteza terrestre. Cuando se mezcla con comida o bebida, es inodoro, incoloro e insípido, y los síntomas de una sola dosis grande se parecen a los de una intoxicación alimentaria letal. Una prueba química puede confirmar la presencia de arsénico en fluidos corporales, se detecta principalmente en orina.

El cianuro: Se dice que todos tienen un cierto sabor a almendras amargas. Una vez que alguien ingiere algo de cianuro, rápidamente entra en su corriente sanguínea, aunque no siempre es mortal, con dosis más grandes, el cianuro comienza a atacar células de oxígeno y, finalmente, estas comienzan a morir. La falta de oxígeno no es una buena noticia para el corazón, el sistema respiratorio o el sistema central nervioso, todos sistemas esenciales afectados, y cuyos síntomas pasan por náuseas, dificultad para respirar, convulsiones o paro cardíaco.

Talio: Como veneno, el talio es insípido, inodoro, y muy letal (ingerir un solo gramo puede matarte), y también puede ser inhalado o absorbido a través de la piel. Los síntomas gastrointestinales duran desde 12 a 96 horas. Luego, de 1 a 5 días después del envenenamiento, pueden aparecer síntomas cardíacos, hepáticos y renales. Además, los pacientes también pueden perder todo su cabello (si viven lo suficiente).

Polonio 210: Se puede procesar en un sabor insípido e inodoro compuesto que se disuelve en agua, convirtiéndolo en un buen candidato en la categoría de los venenos “indetectables”. Además, es mucho más mortal que el cianuro: la dosis letal es de tan solo unos pocos miligramos. Lo que hace que el polonio 210 sea tan peligroso es que a medida que las moléculas se descomponen, emiten radiación alfa, partículas cargadas hechas de dos protones y dos neutrones. Fuera del cuerpo, las partículas alfa pueden ser bloqueadas con una simple hoja de papel, pero dentro del cuerpo, la radiación separa las moléculas de oxígeno dañando ADN y matando células.

La adelfa: Lo que hace que la adelfa sea tóxica son dos potentes glucósidos, oleandrina y neriina, ambos en la planta. La intoxicación por adelfa es parecida a la intoxicación digitálica, entre 4-12 horas. Los primeros signos de intoxicación son gastrointestinales: náuseas y vómitos, con deposiciones diarreicas sanguinolentas. Como último síntoma puede llevar a una parada cardíaca. La importancia del examen toxicológico para la detección de venenos nos permite esclarecer las investigaciones médico-legales por lo que se necesita contar con material adecuado como el que brinda el laboratorio para que las tomas de muestras lleguen al laboratorio sin contaminarse y poder así tener resultados fiables.


Miguel Jorge . (2018). SEIS VENENOS MORTALES, EXTREMADAMENTE DIFÍCILES DE DETECTAR. Expresión Forense , No 47, 58-60