Psicópatas con éxito

Por: Anónimo

Existen quienes son más psicópatas y quienes son menos.

La grandiosidad, saberse valioso, ser persuasivo, tener encanto, crueldad, manipulación, no tener remordimientos, son rasgos característicos entre psicópatas y asesinos en serie. Cualidades que se comparten con políticos, doctores y altos empresarios.

Es decir, los psicópatas no son necesariamente violentos como se cree comúnmente. Existe un rango de psicopatía, donde cada uno se desarrolla, y existen quienes son más psicópatas y quienes son menos.


Si nos ponemos a pensar, las características de los psicópatas pueden ayudar a tu cirujano a ser un excelente médico. Pero las profesiones mencionadas no son las únicas. En 2009 el Dr. Kevin Dutton, fisiólogo e investigador de la Universidad de Cambridge, se dedicó a estudiar si los psicópatas son mejores detectando la vulnerabilidad y sus aplicaciones, algo que no necesariamente se puede usar contra la sociedad, sino para ayudarla.


Por ejemplo, un delincuente está en el aeropuerto y esconde algo en su maleta. Si el policía de seguridad fuera particularmente sensible detectando los sentimientos de la gente, tendría beneficios al detectar a las personas peligrosas.


Para asegurarse, Dutton juntó 30 estudiantes universitarios, donde 15 habían sacado una nota alta en el reporte de psicopatía, y el resto notas bajas. Había, además, otros cinco “asociados” o cómplices.


El trabajo de los estudiantes era observar los movimientos de los cómplices cuando entraban y salían de una puerta a un pasillo pequeño que daba a un escenario elevado. Los estudiantes verían a los asociados subir y bajar del escenario, para después señalar quién era el “culpable” de tener un pañuelo escarlata, mediante su comportamiento.


Este ejercicio sirvió para comprobar si los que poseen el instinto psicópata tienen mejor olfato al momento de descubrir la vulnerabilidad y encontrar al culpable.

Así, más del 70 por ciento de los poseedores de una nota alta en los reportes de psicopatía seleccionaron los voluntarios con el pañuelo escarlata, comparado con el 30 por ciento de los que sacaron una nota baja.


El caso del tren


Joshua Greene psicólogo de la Universidad de Harvard, ha observado cómo los psicópatas resuelven los problemas morales. Él hace también una distinción entre los dos tipos de empatía: la caliente y la fría.


Greener piensa que la razón es que al tomar la decisión se activan diferentes partes del cerebro.

Por ejemplo, tenemos el Caso 1: Un tren fuera de control viaja por la vía, mientras cinco personas están atrapadas y no pueden escapar. Afortunadamente tu puedes accionar el switch que cambiaría al tren de dirección, salvando la vida de las personas, pero tiene un precio: en la otra dirección se encuentra una persona atrapada y el tren lo aplastaría en vez.


¿Cambiarías la palanca de desvío?


La mayoría de nosotros tendría poca dificultad al decidir qué hacer en esta situación. Cambiar de dirección al tren no es exactamente una solución perfecta, pero en términos utilitarios matar a una persona en vez de cinco, es la decisión menos trágica, ¿cierto?


Caso 2: Mismo escenario, el tren viene a toda velocidad para arrollar a cinco personas inocentes. Sólo que esta vez lo único que puede detener al tren es la persona que está parada junto a ti: tienes que empujarla a las vías para que el tren se detenga.

¿Lo harías?


Es aquí donde existe el verdadero dilema. El número de vidas es el mismo, pero ser parte del juego nos causa un poco más de ansiedad.


Greener piensa que la razón es que al tomar la decisión se activan diferentes partes del cerebro.

En el caso 1, llamado dilema de moral impersonal, involucra la corteza prefrontal y la corteza parietal posterior, regiones relacionadas a nuestro objetivo de empatía fría: el pensamiento racional.


En el caso 2, por el otro lado, es un dilema moral personal. Va directo al centro de las emociones del cerebro conocido como amígdala, el centro de la empatía caliente.


Como toda la población normal, los psicópatas trabajaron poco el dilema presentado en el caso 1. Pero, a diferencia del caso 2, donde la gente común tardó mucho más tiempo en resolver el dilema, a los psicópatas les tomó el mismo tiempo que en el primer caso: sin mucho discernimiento, decidieron empujar a la persona.


Si mientras resuelves el dilema te hacen una resonancia magnética, se observaría la amígdala y los circuitos cerebrales encenderse. Pero en un psicópata todo estaría obscuro, pues el cruce entre lo personal e impersonal se quedaría sin ningún incidente.


La mezcla psicópata


La pregunta de cómo tener éxito en una profesión, hacer bien el trabajo, no es tan complicada cuando lo desglosas. Además de las habilidades específicas para hacerlo, existe otra selección de características que ayudan a tener un mejor desempeño.


En 2005, un estudio de la Universidad Surrey en Inglaterra, condujo una encuesta para saber exactamente qué rasgos de la personalidad de los grandes empresarios, se podían comparar con una psicopatía.


Board y Fritzon tomaron tres grupos, gerentes de negocios, pacientes psiquiátricos y criminales hospitalizados, y compararon las respuestas de un examen psicológico.


El análisis revela que un alto número de atributos psicopáticos eran más comunes en hombres de negocios, que en los criminales con problemas mentales. Atributos como el encanto superficial, egocentrismo, persuasión, sin empatía, independencia y concentración.


La diferencia más grande entre los grupos fueron las habilidades sociales: los de los pacientes y criminales resultaron ser más antisociales y agresivos.


Directores ejecutivos de diferentes compañías explican que ser rudo, sin miedo, encantador, amoral y la concentración, ayudan a hacer mejores negocios, y que la habilidad intelectual no es suficiente, pues tienes que desarrollar capacidad que te ayuden a ganar las batallas del dinero.

Inscríbete a nuestro boletín de información
  • Twitter
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

Expresión Forense © 2020 Todos los Derechos Reservados.