Modus Operandi

En la actividad delictiva se le conoce como modus operandi al método en el cual se llevan acabo varios crímenes, el estudio, análisis y establecimiento de un patrón puede ser de gran ayuda para auxiliarse en determinar el perfil del criminal, como la motivación que lo llevo a realizar los crímenes, en algunos casos hasta ubicación geográfica.




Las ciencias forenses, en conjunto son las que se encargan de analizar los indicios y la escena basándose en:

Tipología del delito: Tipificación del delito (robo, violación, asesinato, entre otros.) debe de ser primordial para poder iniciar la investigación.


Lugar de Intervención: El criminal suele elegir un lugar donde cometer sus actos delictivos o esconder a sus víctimas, ofreciendo un marco imprescindible para la investigación. El lugar de hallazgo puede ser urbano, boscoso, fluvial, abierto, cerrado y suelen contener la mayor parte de las evidencias y dar pistas sobre otros posibles lugares utilizados por el criminal.


Instrumentos empleados en el delito: El tipo de arma empleada (armas de fuego, blancas, químicas, textiles…) y los fetiches u objetos dejados en el lugar del crimen como firma personal, son indicios que junto con otras pruebas intervienen en la elaboración del perfil psicopatológico del asesino.


Fisionomía del criminal: El tipo de crimen puede revelar pistas sobre las características físicas del autor; complexión, estatura, sexo, asimismo, el autor del crimen suele dejar algún rastro biológico y/o sintético que facilita su identificación.


Modo en que se comete el crimen: La forma de proceder del asesino ofrece pistas muy valiosas para la elaboración de su perfil criminal. La violencia o el ensañamiento son formas de proceder que condicionan el tipo de condena en un proceso judicial.


Cómplices o victimas:Cantidad de involucrados, sean agentes o víctimas, su pertenencia a una organización criminal o mercenarios son aspectos que pueden delimitar el tipo de delito y su objetivo.


Finalidad del crimen: El conocimiento de las razones que han impulsado a un delincuente a cometer un acto criminal; económicas, políticas, sexuales, venganza, placer de matar, vandálicas, enajenación o enfermedad mental reconocida, despejan una de las incógnitas de la ecuación criminal.


Todas esto en conjunto con las disciplinas del área forense como la estadística científica, la grafología criminal, victimología, biotipología, endocrinología o el mapeo criminal, hacen posible la elaboración del perfil de un asesino con el fin de acelerar su captura y anticiparse a su modus operandi, y evitar una nueva victima.



Fuente https://citv.es/blog/define-modus-operandi/

Inscríbete a nuestro boletín de información
  • White Facebook Icon
  • Twitter
  • White Instagram Icon

Expresión Forense © 2020 Todos los Derechos Reservados.