Medicina Legal

La autopsia médico legal o judicial es aquella que se realiza en muertes sospechosas de criminalidad. En ella se investigan lesiones o alteraciones anatomo-patológicas cuyo descubrimiento o comprobación van a servir para ayudar al esclarecimiento de la causa de la muerte en un caso jurídico, para lo cual hay que revelar no solo la razón de la muerte, sino sobre todo si el fallecimiento ha sido debido a un crimen y cualquier circunstancia que permita identificar a su autor o deducir el grado de responsabilidad que una persona ha podido tener en el motivo de la muerte.



En España, la regulación de la autopsia judicial se encuentra en la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECr). Con carácter general, el perito médico que la realiza es un médico forense adscrito al Instituto de Medicina Legal (IML) que corresponda y siempre a requerimiento y orden de un Juez.


Toda autopsia tiene un método, unas condiciones, una técnica y unos tiempos. Estos tres tiempos son:


-La diligencia de levantamiento del cadáver.


-El examen externo del cadáver.


-El examen interno del cadáver.


-Posteriormente se remiten muestras de los órganos para su examen anatomo-patológico y de los fluidos para el estudio toxicológico. Todas ellas se envían al Instituto Nacional de


-Toxicología o en su defecto a los servicios de laboratorio que estén en funcionamiento en los Institutos de Medicina Legal.


Las conclusiones de la autopsia judicial deben recogerse por escrito, primero en una declaración de autopsia y posteriormente, en un informe pericial de autopsia que integre todos los datos obtenidos.

Inscríbete a nuestro boletín de información
  • White Facebook Icon
  • Twitter
  • White Instagram Icon

Expresión Forense © 2020 Todos los Derechos Reservados.