Identificación Vehicular en el Nuevo Sistema de Justicia Penal

Artículo extraído de la Revista Expresión Forense N° 55, escrito por Alicia Minerva Morales Jaimes y Fernando Arturo Paniagua Sesma


Introducción

Los vehículos en sus diferentes modelos y configuraciones son uno los principales medios de transporte a nivel mundial, siendo susceptibles de ser utilizados para diversos delitos, según estadísticas de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) el robo de vehículos a nivel nacional de enero a diciembre creció 2.8%, y esto tan solo del sector asegurado.



Desafortunadamente la cultura del seguro en México no es muy arraigada, por lo que es de vital importancia que se lleve a cabo una reestructuración de los registros vehiculares, en el que no solo se realice el registro de la unidades, sino también sea obligatorio llevarlo a cabo en conjunto con la inspección física, sobre todo en el mercado informal, puesto que es ahí donde, al haber una compra de “buena fe”, se comete el ilícito, ya que únicamente se tiende a revisar los aspectos mecánicos y administrativos (factura), cayendo en la trampa del delincuente. Al llevar una buena revisión se estará reduciendo en mucho la compraventa ilegal.

Generalidades


Número de identificación vehicular


El número de identificación vehicular (VIN/NIV) es una serie de caracteres alfanuméricos, que establecen el país de fabricación y año modelo del vehículo, así como sus características generales, tales como: motor, versión, línea/modelo, etc. Fue Estados Unidos quien sentó la base para su estandarización, aplicándola a partir del año de 1983 mediante de la Norma ISO 3779, definiendo el contenido y estructura del VIN, y haciendo posible la creación de un sistema homogéneo de números de chasis para todo el mundo, es decir, un código específico y único para cada unidad fabricada.


En México esta normatividad entró en vigor a partir del año 1997, por lo que todos los vehículos ingresados al país o fabricados para su venta al extranjero se sujetaron a los lineamientos que se describen en la NOM-001-SCFI-1998 y/o NOM-001-SSP-2004 en Materia de Instalación, Determinación y Asignación del Número de Identificación Vehicular. Contrario a esto, en Europa no hay regulación formal de la nomenclatura de esta serie VIN y, por lo tanto, el fabricante y/o ensamblador no siempre se ajusta a la designación en cada una de las secciones.


Desde el punto de vista forense los vehículos, al igual que las personas, cuentan con una característica irrepetible y única, la cual es en sí el VIN, éste por norma debe ser visible para su consulta e instalarse en una parte intrínseca, es decir, que difícilmente pueda ser removida del chasis y/o carrocería. Sin embargo, y para fines delictivos, se realizan manipulaciones a través de medios mecánicos y/o digitales para borrar, alterar, remarcar o injertar parcial o totalmente la serie de identificación vehicular (VIN), de tal manera que pueda generar una serie que no esté registrada en las bases de datos policiales con problemas legales. Con la entrada del nuevo sistema de Justicia Penal en México, resulta de gran importancia hacerse de todas las herramientas, con la finalidad de mantener intactos los elementos de identificación, tales como: acetatos, placas metálicas/plásticas/laminadas, grabados estructurales, etc, dando certeza al resultado derivado del estudio técnico-científico.


Tecnologías en la inspección para la identificación de vehículos

Una vez elegido el método criminalístico más adecuado para realizar la inspección vehicular (en sentido horario, espiral, etc.), y una vez localizados cada uno de los lugares donde se encuentren instalados los NIV, se decide qué tipo de herramienta o equipo se va a utilizar para evidenciarlos.


Videocámara digital (cámara endoscopio flexible LED)


En espacios reducidos o de difícil acceso, resulta ideal la utilización de este instrumento para la inspección, un ejemplo es su manejo en series grabadas en chasis, motor/transmisión, etc., dejando de lado la vieja técnica de utilizar forzosamente un espejo tratando de encontrar la posición más cómoda para realizar la toma fotográfica, su utilización permitirá ambas al mismo tiempo.


Lee el artículo completo en la versión digital de la Revista Expresión Forense N° 55.

Inscríbete a nuestro boletín de información
  • White Facebook Icon
  • Twitter
  • White Instagram Icon

Expresión Forense © 2020 Todos los Derechos Reservados.