Frotismo

Escrito por el equipo de la Revista Expresión Forense


Es más común de lo que pensamos, que se presenten situaciones de abuso sexual en situaciones cotidianas del día a día, como el hecho de tocamientos y roces de índole sexual en el transporte público.



La mayoría de las personas que realizan este tipo de comportamientos, lo hace sin padecer ningún tipo de problema mental, pero en algunos de estos casos la persona que lleva a cabo dichos tocamientos y rozamientos es un frotista.


El frotismo es uno de los trastornos clasificados como parafilia o trastornos de la inclinación sexual. En el caso del frotismo el sujeto que lo padece, presenta durante intensas fantasías vinculadas al hecho de rozarse, frotarse o tocar a alguien en contra o sin la voluntad de la víctima, es el mantener un contacto físico y la sorpresa y reacción de la víctima la que despierta el deseo del individuo.


Posterior al acto, se emplea el recuerdo de este como material para masturbarse, aunque en algunos casos buscan alcanzar el clímax durante la propia situación, mediante masturbación. El frotamiento por lo general está dirigido al área genital, los pechos o las nalgas. El sujeto que lo realiza puede utilizar para el roce cualquier parte de su cuerpo, siendo más frecuente que use las manos o genitales.


Suele actuar en situaciones y lugares concurridos, en los que pasa desapercibido y es fácil escapar, lugares como el transporte público o calles comerciales.


Se debe considerar que la excitación por el contacto físico o el roce con la propia pareja sexual o el roce involuntario con desconocidos no se incluye dentro de esta parafilia, ya que para incluirse es necesario que se lleve a cabo de forma activa y voluntaria por parte del sujeto que realice el roce y que las víctimas sean personas desconocidas que no han dado su consentimiento para ello.


Cabe destacar que la puesta en práctica de las fantasías frotistas supone un delito contra la libertad sexual en numerosos países, pudiendo tener como consecuencia penas de prisión.


Se han realizado diversos estudios para saber qué es lo que puede causar esta parafilia. Una de las posibles explicaciones que ofrecen los expertos se basa en el la exposición a comportamiento semejantes durante la niñez, adquiriendo y aprendiendo la conducta que en algunos casos han sufrido ellos mismos, es decir que podrían haber sido abusados sexualmente, siendo obligados a tocar a un adulto. Otra explicación podría ser que en algún momento dado de gran excitación sexual se produjo un rozamiento con una persona desconocida, atribuyendo así la excitación al roce.


Es importante dar tratamiento a las personas que padecen esta parafilia ya que es una de las que daña la libertad e integridad sexual de la persona que es víctima, por lo cual esta puede presentar secuelas del abuso.

Entradas Recientes

Ver todo
Inscríbete a nuestro boletín de información
  • White Facebook Icon
  • Twitter
  • White Instagram Icon

Expresión Forense © 2020 Todos los Derechos Reservados.