Entrevista Dr. Juan Carlos Álvarez Merino

Por Johana Rosales Barrón y Nancy Janet Sánchez Vaquero





Johana Rosales: ¿Cómo inició su gusto por la genética forense?


Juan Carlos: Cuando terminé mis estudios en biología entre la Universidad de Granada, en ese instante comenzaba a conocerse una nueva metodología de análisis genético, útil en muchos campos, particularmente en la identificación genética. Con base en mi conocimiento y mi formación en biología, inicié, junto con el Dr. José Antonio Lorente Acosta, la creación del laboratorio de identificación genética en 1991. Desde entonces hemos generado experiencia en distintas materias.


JR: Usted y sus colaboradores crearon el Grupo Iberoamericano de Trabajo para el Análisis de ADN (GITAD). ¿Cuál fue la finalidad del grupo? Y ¿Cuáles son las aportaciones más importantes que han obtenido?


JC: En 1999, en un congreso en Brasil, un grupo de profesionales en este campo, preocupado por la formación y la necesidad de intercambio de experiencias, decidimos crear una asociación que se denominó Academia Iberoamericana de Criminalística y Estudios Forenses (AICEF), donde se abarcan distintos ámbitos en la ciencias forenses, principalmente del análisis genético. Se crearon grupos de trabajo y uno de ellos fue el GITAD. Fiel a los principios del AICEF, el GITAD tenía los mismos objetivos y lo que se pretendía era ese intercambio de información y experiencia, así como brindar formación a todos aquellos laboratorios que los necesitara y, sobre todo, realizar un control de calidad inter-laboratorio. Desde entonces, venimos desarrollando un control de calidad donde nosotros, desde la Universidad de Granada, somos coordinadores del mismo y enviamos muestras de distintas naturalezas a los laboratorios iberoamericanos que quieren participar.


JR: Es bien conocida su larga trayectoria laboral con el Dr. Lorente y los proyectos que han entablados, uno de ellos es el de DNA Prokids, ¿Qué nos podría contar acerca de este?


JC: Con el Dr. Lorente me une, aparte de una amistad, años de trabajo. Desde 1991 hemos trabajado en el mismo departamento, en la misma facultad y desarrollado muchos proyectos, uno de los más interesantes es el de DNA Prokids, programa que trata de identificar a niños desaparecidos, por un lado, tratando de realizar una base de datos para obtener los perfiles genéticos y, por el otro, también integrar el perfil genético de aquellos familiares que estén en proceso de búsqueda. Con esto se busca hacer una comparación y lograr reintegrar a sus familiares; uno de nuestros objetivos principales. De igual manera, intentamos combatir la trata de personas en los niños, debido a que en muchos países, incluido España, menores de edad llegan sin acompañamiento en pequeñas embarcaciones llamadas ‘pateras’ que facilitan el acceso a territorio español.

El objetivo básico del programa Prokids es la reunificación familiar con base en los estudios genéticos de niños desaparecidos.


JR: En relación al programa FÉNIX, ¿Cuál fue su objetivo? ¿Cómo es que surgió?


JC: El programa nació aproximadamente en 1998, es un proyecto que trató de dar respuesta a un drama social y humano de desaparición de personas. En España, como en otros países, anualmente desaparecen personas y algunas aparecen tiempo después; tratamos de unir a esas personas que buscan a sus seres queridos, desafortunadamente, mediante la localización de restos óseos no identificados, con la comparativa entre el ADN obtenido para obtener coincidencias con los datos recabados de los familiares, buscamos la reintegración para poder darles un entierro decente.

Inscríbete a nuestro boletín de información
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

Expresión Forense © 2020 Todos los Derechos Reservados.