Entrevista con Fernando Díaz Colorado


En esta ocasión tenemos el gusto de entrevistar al Lic. Fernando Díaz Colorado, Psicólogo Especialista en Derecho Penal y Criminología, docente en la Pontificia Universidad Javeriana el cual participó en el “XII Simposium Mundial de Criminología y Criminalística” en León, Guanajuato con el tema de JUSTICIA RESTAURATIVA.

¿Cómo se ha deformando la sociedad en los últimos años?


En términos de la ley y la realidad social que existe, es decir, una es la construcción de la disciplina del derecho en términos de crear normas, y otra es lo que sucede en la realidad. El sistema de justicia tradicional es un sistema de centrado en la aplicación de una pena, centrado en un proceso litigioso en donde la víctima queda completamente abandonada, no se reconoce y no se le repara.

La realidad es que las víctimas reclaman justicia, pero no legal, buscan que el delincuente repare de manera integral el daño producido, entonces hay una distancia entre lo que la ley pretende y lo que la realidad plantea.


Cada día vemos un derecho más alejado de la solución a los problemas reales y eso es una crisis del sistema de justicia, y no es un problema de México, si no en toda América latina, y de ahí preguntarse si, ¿Deberíamos seguir pensando que los sistemas de justicia deberían depender del estado o bien que la justicia podría ser un ejercicio de la comunidad?, de manera que esta haga acto de justicia con todos aquellos que originaron el conflicto.

Esto es problemático, para los que piensan que el único capaz de hacer justicia y de ejercer la autoridad en un estado es justamente el propio estado.


¿Un ejemplo de justicia por parte de la comunidad, debido al escaso apoyo de parte de la autoridad, podría ser el “linchamiento” de un delincuente?


Ese no es un acto de justicia, porque la comunidad no juzga, si no lo que hace es un acto de venganza social en protesta por la ausencia de justicia, la máxima expresión del fracaso de una sociedad, es cuando, la gente acude a las vías de hecho para resolver algo que el estado debió resolver.


Si se quiere saber si un estado es decente, se debe observar cuánta gente acude al sistema de justicia y la acepta, y por contrario cuando no acuden al sistema y buscan resolver su conflicto a través de venganza, de sicarios o de la acción comunitaria, estamos frente a una sociedad fracturada, sin valores, sin respeto por la ley.

¿A quién se debería educar, al sistema, al estado o a la comunidad para cambiar la situación?


Ahí está el problema, creemos que todo es del estado, más que echarle la culpa, es la propia comunidad la que debe movilizarse para buscar formas distintas de resolver conflictos, que sean más eficaces que los sistemas de justicia impuestos por el estado, es decir, se podrían crear formas comunitarias para resolver conflictos y crear cultura del diálogo y reconocimiento por el otro y eso comienza en la familia.


Mientras eso no lo entendamos será difícil que un estado, intente educar.


La ética no se aprende, cada vez que actúas debes de producir un bien y no un mal, eso se aprende en el hogar, en la escuela; cuando hay bullying, maltrato, violencia escolar, deberían participar los padres, profesores, instituciones y la comunidad para generar formas de resolver el conflicto, mirar otra forma de justicia y no la tradicional venganza legal.

Aplicar la ley, no necesariamente es hacer justicia, hay muchas leyes que cuando se aplican producen injusticias.


Hace mención de que la mayoría cree que los gobernantes son los culpables de las deficiencias en la comunidad ¿Pero cree que los funcionarios una vez estando bien posicionados se preocupan por ayudar al pueblo?


Hoy en día la mayor crisis de la democracia en el mundo, es que los dirigentes no suben al poder para ayudar al pueblo, sino para defender intereses capitalistas, financieros, neoliberales, dicho de otra manera, los estados no son gobernados por los presidentes, lo gobiernan tres instituciones que son el fondo monetario internacional, el banco mundial y la organización mundial de comercio.


Por eso la persona más importante en un gobierno no es el presidente, es el ministro de hacienda, porque tiene que vigilar que se cumplan los presupuestos de esas tres organizaciones en el mundo.


Por lo tanto son muy pocos los que suben al poder para hacer cosas por la demás gente; suben para mantener el poder neoliberal capitalista que ha dominado al mundo y que ha conseguido lo que la religión no consiguió, convencer al mundo que lo que vale ahora es tener dinero.

Siempre hay una lucha de poder en las sociedades ¿Considera que es perjudicial?


El poder es algo que viene con nosotros, todos queremos poder, eso no es malo, el problema es contra quién lo hacemos y para qué lo utilizamos.


Yo no puedo decir que el poder es malo, no, el poder es una capacidad humana, está con nosotros, queremos tener poder en todo lugar; si hacemos uso de ese poder para producir riqueza, respetar, mejorar, ese poder es bueno, si lo hago para dañar es un “poder perverso”, el problema no es tener poder, el problema es que haces tú con el poder.



El poder lleva a la necesidad de jerarquizar la comunidad, llegando así al capitalismo y su contraparte el socialismo. ¿Qué opina de estos en la época actual?


En el mundo se sabe que hubo un quiebre en la ideología socialista o ideología comunista y el que triunfó fue el sistema capitalista.

El sistema capitalista se acomoda a la condición humana porque somos seres egoístas, queremos lo mejor, es decir, es más cercano a la condición humana, porque el socialismo busca todo lo contrario, que dones, compartas, que renuncies a ciertos beneficios en aras de beneficios social.


Yo no digo que el socialismo sea malo o el capitalismo sea bueno, o al contrario, lo que estoy diciendo es que deberíamos buscar un sistema que sea más justo, es decir, donde el estado y la sociedad me faciliten alcanzar mi sueño y eso se hace a través de crear conciencia política, elegir al mejor y echar abajo al corrupto, es exigir que cumplan con su deber, es volvernos políticos.


Estos son problemas complejos que no se resuelven de manera fácil, amerita que se crea una verdadera cultura de información, educación y formación ciudadana, no es fácil, es de tiempo; somos seres en un proceso onto filogenético de construcción y no hemos terminado y hay quienes masacran a otros por un par de tenis, que violan niños; estamos en un nivel de evolución muy pobre, no hemos llegado a ese ser moral, ético, que es la ambición de todos los seres humanos o por lo menos la ambición de los que pensamos que todavía hay esperanza en un mundo tan desesperanzador como el nuestro.

Inscríbete a nuestro boletín de información
  • Twitter
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

Expresión Forense © 2020 Todos los Derechos Reservados.