El Lenguaje de la Sangre

Artículo extraído de la Revista Expresión Forense N°7, Anónimo.


Hay quienes creen que el análisis y la interpretación de las manchas de sangre en un sitio del suceso es casi un arte. Otros lo ven como una faceta más del quehacer de la criminalística. Pero sin duda es una actividad que requiere de mucho cuidado por los detalles. Un adecuado estudio de la disposición y forma de las gotas o rastros de sangre en un lugar puede contribuir a la identificación del (los) autor (es) de un crimen, y a la precisa reconstrucción sobre la secuencia de los hechos.


Horas de estudio han sido invertidas para comprender el comportamiento de este fluido cuando sale del cuerpo humano, impulsado por alguna fuerza extraña, sea una bala, un golpe o un arma blanca.


Una excusa menos para que los crímenes queden impunes


La interpretación de los rastros o manchas de sangre encontrados en un sitio de suceso es uno de los aspectos más interesantes del quehacer de los criminalistas. La periodista Catten Ely señaló en un reportaje que esta actividad es “un arte en sí mismo”, debido a que la persona encargada de esta tarea debe combinar conocimientos sobre física y geometría aplicada al comportamiento de los líquidos.


Cuando se está ante una localidad en la que aparentemente fue cometido un crimen, la detección de los rastros de sangre constituye uno de los primeros indicadores a tomar en cuenta.


Lee el artículo completo en la Revista Expresión Forense N°7, Anónimo.

Inscríbete a nuestro boletín de información
  • White Facebook Icon
  • Twitter
  • White Instagram Icon

Expresión Forense © 2020 Todos los Derechos Reservados.