Desapariciones Forzadas

Artículo extraído de la Revista Expresión Forense, escrito por Carolina Castro Ruiz y Yeni Mirley López Elenes


Sabemos que la desaparición forzada se ha utilizado frecuentemente en nuestro país y en todo el mundo como una estrategia para infundir terror en la ciudadanía. Reconocemos que la sensación de inseguridad que esta práctica genera no se limita únicamente a los familiares del desaparecido, sino que afectan de manera generalizada a la sociedad, causando caos y sentimientos de miedo e incertidumbre.


<a href='https://www.freepik.es/fotos/negocios'>Foto de Negocios creado por blanscape - www.freepik.es</a>

La desaparición forzada se ha convertido no sólo en un problema local sino mundial. El 21 de Diciembre de 2010, la Asamblea General de las Naciones Unidas, en su RESOLUCIÓN 65/209 Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas, expresó su preocupación, en particular, por el aumento de las desapariciones forzadas o involuntarias en diversas regiones del mundo, como los arrestos, las detenciones y los secuestros, cuando son parte de las desapariciones o equivalen a ellas; y por el creciente número de denuncias y actos de hostigamiento, maltrato e intimidación padecidos por los testigos o familiares de personas que han desaparecido.


Según cifras oficiales del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED), se obtienen un total de 37,435 personas no localizadas en el país mediante la criminalidad aparente (la cual está constituida por el conjunto de delitos y faltas fiscales que llegan a conocimiento de la autoridad competente [policías, fiscales y jueces fundamentalmente], en virtud de denuncias formuladas por conocimiento directo de tales funcionarios, por informaciones confidenciales o mediante cualquier otro medio de comunicación o percepción), tomando en cuenta que sólo el total de estos registros están relacionados a personas con averiguaciones previas o carpetas de investigación, tanto del fuero común como del fuero federal, estas cifras abarcan desde enero del 2014 a abril del 2018. Considerando lo anterior se estima que no hay un número exacto, debido a la falta de denuncias de los familiares de las personas que desaparecen, contando entonces con registros imprecisos, lo que se conoce como criminalidad real (es la totalidad de delitos y faltas que efectivamente se realizan en “Una visión local de una realidad mundial” un tiempo y espacio determinados, independientemente de que hayan sido o no investigados o siquiera conocidos por la autoridad o los particulares).


Delimitando a nivel estatal, se sabe que en el Estado de Sinaloa se cuenta con una alta cifra de personas no localizadas, teniendo así un registro con un total de 2,679 desaparecidos, al corte del mes de junio de 2019. Según el registro de la Fiscalía General del Estado de Sinaloa, esto debido a la delincuencia organizada, a desapariciones forzadas y en general a privación de la libertad.


Con base en el Código Penal Federal, Artículo 215-A, comete el delito de desaparición forzada de personas, el servidor público que, independientemente de que haya participado en la detención legal o ilegal de una o varias personas, propicie o mantenga dolosamente su ocultamiento bajo cualquier forma de detención.


También encontramos la figura de privación de la libertad que, según el Artículo 364 del Código Penal Federal; es el particular que prive a otro de su libertad.


Aun configurándose cualquiera de los dos delitos antes mencionados: la Desaparición Forzada o la Privación Ilegal de la Libertad; y ante las cifras impactantes y la necesidad de tener conocimiento del paradero de familiares desaparecidos, a la fecha se han conformado en el Estado de Sinaloa 19 grupos de búsqueda, los cuales comparten una misma finalidad; localizar a sus familiares desaparecidos vivos o muertos.


Con el fin de conocer un poco acerca de la labor que realizan estos grupos, nos acercamos a la Sra. Isabel Cruz, integrante del grupo “Sabuesos Guerreras A.C.”, organización que a partir del 2017 se encarga de llevar a cabo la búsqueda de personas desaparecidas en el Estado de Sinaloa.


Entrevista


Enviado EF: ¿Cómo deciden conformar un grupo de búsqueda de personas desaparecidas?

Sra Isabel: Primero tiene que ocurrir la desaparición forzada de Yosimar, que es mi hijo, tenía conocimiento que en el Estado existían diversos grupos de búsqueda ya conformados. Cuando a mí me desaparecen a Yosimar caigo en depresión por 2 meses, y yo digo; “tengo que hacer algo para buscar a mi hijo porque las autoridades no están haciendo nada”, en el camino me voy encontrando a personas en la misma situación que yo y con mucho más tiempo atrás de haber sufrido una desaparición de algún familiar y es ahí donde nos juntamos 8 compañeras, platicamos y decidimos hacer algo; “tenemos que salir a buscar a nuestros hijos”, “tenemos que traerlos de regreso a casa, porque no vemos una pronta respuesta de las autoridades”, y es cuando nos sumamos y nace “Sabuesos Guerreras”, de la fuerza, del dolor y del amor por ellos.

EEF: ¿Cuál es el objetivo principal del grupo?

SI: Pues lo principal es regresarlos, encontrarlos y regresarlos a casa. Muchas veces los encontramos de una manera que no queremos, los sacamos de una fosa clandestina, así como también pedir que se les regrese el nombre y la identidad que tenían, ese es el principal objetivo.

EEF: ¿Por cuántas personas está conformado “Sabuesos Guerreras”?

SI: Ahorita somos un aproximado de 210 integrantes en diversos grupos en el país.

EEF: ¿A la fecha cuantas personas desaparecidas han localizado?

SI: Hemos localizado 15 con vida, cuerpos completos sin vida unos 30, múltiples fragmentos calcinados, en cenizas tenemos 4 sin identificar, así como también en situación de calle, que entrarían en las personas desaparecidas localizadas con vida. Nosotras no solo buscamos en fosas clandestinas, sino también en centros de rehabilitación, hospitales, en situación de calle, porque muchas veces andan vagando y es ahí donde los encontramos.

EEF: ¿Qué herramientas utilizan para realizar las búsquedas?

SI: Cuando vamos a campo, a una fosa clandestina, necesitamos botas, pantalones de tela gruesa, playeras manga larga, sombrero, cubre bocas, guantes, lentes y una palestina para cubrirnos más el sol. Como herramientas de trabajo utilizamos varillas, barras, wingos (picos) y palas.

EEF: ¿De qué manera se apoyan para conseguir las herramientas y las cosas que necesitan para la búsqueda?

SI: Lo que nosotras necesitamos lo conseguimos por nuestros propios medios o lo que la sociedad civil nos aporta, el año pasado tuvimos una colecta, “El Donatón”, este año el “Sabuesotón”, ahí pedimos que nos apoyen, ya sea con un bloqueador, un sombrero, gorras, sillas, una carpa plegable, cámaras, computadoras, algo que tengan de más y no necesiten. El año pasado nos regalaron una dotación de agua para casi un año, si una botella nos regalas es una ayuda para nosotras.


EEF: ¿Cuentan los integrantes del grupo con los conocimientos necesarios de los procedimientos criminalísticos idóneos para realizar la búsqueda?

SI: Mira, cuando a uno le pasa la desaparición de un familiar no se sabe absolutamente nada, ni que hacer, ni dónde acudir. Nosotras, “Sabuesos Guerreras”, a lo largo de estos dos años, hemos tomado cursos de criminalística, con respecto a la ley nos hemos preparado demasiado, hemos tomado cursos de arqueología y antropología forense, cursos de genética, de identificación por medio de huellas dactilares, esto a raíz de que cuando nosotros encontrábamos restos, desconocíamos si eran o no humanos, por lo que tuvimos que aprender cómo está conformado un hueso humano y el de un animal para así saber diferenciar uno de otro, ante esta necesidad es que empezamos a buscar quién nos diera este tipo de capacitación y diferentes instituciones nos han apoyado mucho en la impartición de cursos y talleres para nuestra preparación, tanto nacionales como internacionales.

EEF: ¿Cómo se organizan para realizar la búsqueda en un lugar determinado?


SI: Primero tenemos que hacer toda una logística para ver a dónde vamos a ir, cuántas, y quiénes, seleccionado el lugar, enviamos una avanzada y hacemos un recorrido para ver cómo está el terreno, si cuenta con entradas y salidas, si hay mucho monte, etc., teniendo estos datos del lugar, se organiza el día que se realizará la búsqueda. Nosotras tenemos protocolos y reglas del grupo respecto a la búsqueda, como lo son el no llevar el cabello suelto o no utilizar perfume, ya que se atrofia el sentido del olfato y nos dificulta la localización.

EEF: ¿Una vez en el lugar, ¿cuál es el procedimiento que llevan a cabo para la búsqueda?

SI: Estando ya en el lugar, hacemos cuadrantes y nos separamos por grupos, dependiendo de cuántas vayamos, de encontrar algo se procede a no tocar nada, tomamos fotografías y coordenadas, damos parte a la fiscalía del estado, esperamos a que lleguen los peritos y entregamos. O dependiendo de quien llegue primero, sea la policía municipal, estatal o investigadores. Nos mantenemos a la distancia y sólo somos observadoras, dejando que ellos trabajen adecuadamente.


EEF: Algún mensaje que le gustaría dar a las personas que se encuentran en la misma situación que ustedes.

SI: Claro, que se acerquen al colectivo que quieran, que se acerquen y busquen la manera de no pasar por este dolor solos, ya que es muy difícil y todo mundo te cuestiona y te da la espalda.


Luchen para encontrarlos, si no encontramos al mío, encontramos al tuyo y si no, encontramos a alguien más.


Como conclusión, consideramos que la obligación de dar seguimiento a una carpeta de investigación, aparte de encontrar y dar sentencia a los responsables, una de las prioridades sería el localizar a la persona desaparecida; para lo cual se deberían establecer protocolos de búsqueda por parte de las autoridades de todo el país, así como también dar seguimiento y apoyo a las familias y grupos de búsqueda mediante psicólogos y trabajadores sociales.

Cuando en una localidad, ciudad o país se presentan este tipo de delitos, como la desaparición forzada y la privación ilegal de la libertad, en muchas ocasiones se llevan meses, años y hasta decenios obtener respuestas. La labor que se realiza por este tipo de organizaciones conlleva un gran compromiso por parte de quienes las integran, así como también mencionar la estrecha relación que se debe mantener con las autoridades, quienes al final son los encargados de administrar e impartir la justicia y buscar el esclarecimiento de estos hechos.


Por lo tanto, en el caso de Sinaloa, reconocemos que, debido al índice alto que presentan estos delitos, se han formado estos grupos los cuales han decidido actuar, formando dichas organizaciones para la búsqueda inmediata de sus familiares.


Dar seguimiento a estos casos son acciones de estrategia novedosa en la lucha de encontrar a sus seres queridos, más allá de que se haga justicia con los responsables.

Inscríbete a nuestro boletín de información
  • White Facebook Icon
  • Twitter
  • White Instagram Icon

Expresión Forense © 2020 Todos los Derechos Reservados.