Día Internacional del Migrante

OIM

La Asamblea General de las Naciones Unidas decide proclamar el 18 de diciembre Día Internacional del Migrante. Fue proclamado el 4 de diciembre de 2000 por la Asamblea General de las Naciones Unidas en la Resolución 55/93 "teniendo en cuenta el número elevado y cada vez mayor de emigrantes que existe en el mundo, alentada por el creciente interés de la comunidad internacional en proteger efectiva y plenamente los derechos humanos de todos los migrantes, y destacando la necesidad de seguir tratando de asegurar el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos los migrantes.



La COVID-19 es el tema que ha definido el año 2020. Al tiempo que las Naciones Unidas celebran hoy el Día Internacional del Migrante, y reflexionan sobre cómo re-imaginar la movilidad humana, destacamos las contribuciones de los migrantes y los impactos del virus en sus vidas. La pandemia afecta de manera desproporcionada a los migrantes, que a menudo se encuentran al margen de la sociedad.


A pesar de cuidar de los enfermos y proveer servicios esenciales, con demasiada frecuencia son ellos los primeros en perder su trabajo y los últimos en volver a ser contratados, excluidos de los servicios sociales esenciales, injustamente estigmatizados como portadores de la enfermedad y, en casos extremos, cautivos de aquellos que se aprovechan de su vulnerabilidad.


Debemos garantizar que los migrantes tengan un acceso justo y equitativo a los programas nacionales de vacunación y que los Estados vuelvan a comprometerse con el principio de cooperación transfronteriza y regional consagrado en el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular al objeto de construir comunidades prósperas, saludables y resilientes.


Las personas migran por una razón: podrían estar en una situación de peligro, de carencia de alimentos o de falta de medios para mantener a su familia.

Pero, más allá de la motivación para dejar su hogar, convertirse en migrantes hace que las personas sean vulnerables y estén expuestas a dificultades, incertidumbre y riesgo de muerte. Las personas vulnerables que se desplazan necesitan ayuda, independientemente de que los denominemos "migrante", "refugiado" o "persona desplazada".


Las legítimas preocupaciones en materia de seguridad no son excusa para ignorar los imperativos humanitarios. Deben respetarse los derechos de todas las personas que se desplazan.

Inscríbete a nuestro boletín de información
  • White Facebook Icon
  • Twitter
  • White Instagram Icon

Expresión Forense © 2020 Todos los Derechos Reservados.