Carbonización como forma de encubrir un Feminicidio

Articulo de la Revista Expresión Forense escrito por José Vicente Pachar Lucio


En la práctica de la Patología Forense, es difícil y complejo establecer la causa y la manera de la muerte en un cuerpo quemado hasta la carbonización. Los restos son frágiles y presentan múltiples artefactos, producto del trauma térmico, de factores ambientales y de su manipulación. El principal objetivo de la necropsia es determinar si el individuo estaba vivo o muerto al comenzar el incendio. Presentamos un caso de muerte por arma blanca y posterior quemadura del cuerpo hasta la carbonización como intento de destruir las evidencias de un femicidio.



El cadáver carbonizado de una mujer campesina de 68 años de edad, que vivía sola en un apartado lugar de la provincia de Panamá, fue encontrado entre los restos de una vivienda rural de madera, completamente quemada.

El cuerpo fue remitido a la morgue judicial de ciudad de Panamá para su identificación y determinación de la causa de la muerte. No había registros de antecedentes patológicos de la fallecida.


Se recibió un cuerpo incompleto, quemado hasta la carbonización, con amputaciones térmicas y pérdida de estructuras anatómicas en el tronco y extremidades. Fue identificado por sus características antropológicas y por la información recibida de los investigadores.

Al revisar las cavidades, las vísceras estaban bien conservadas, habían coágulos cocidos en el hemitórax izquierdo. En las vías aéreas no se encontraron partículas de carbón , tampoco se observaron partículas de hollín al examen microscópico. El saco pericárdico estaba roto y contenía coágulos cocidos; al evacuarlos, se encontró una herida-punzo cortante, de 1.2 x 0.8 cms., que interesaba todo el espesor de la pared anterior del ventrículo izquierdo. Al examen microscópico de la lesión se encontró fragmentación de fibras miocárdicas y hemorragia reciente.


Se estableció que la causa de la muerte fue la herida punzo-cortante que interesó el corazón y que el deceso ocurrió antes de la exposición térmica. En base a los resultados de la necropsia, los investigadores interrogaron a un familiar de la fallecida quien confesó ser el autor del femicidio.


Se define el femicidio como el asesinato de mujeres por razones asociadas a su género. La quemadura intencional de un cuerpo se hace para encubrir una muerte causada deliberadamente y es la segunda, después de la forma accidental de trauma por exposición a altas temperaturas. Desde el punto de vista pericial, determinar la causa y la manera de la muerte de una víctima de incendio es un proceso difícil, complejo y multifactorial. Un cuerpo carbonizado es bastante frágil y presenta múltiples artefactos, producto del trauma térmico, de factores ambientales y de la manipulación de los restos, razón por la cual, muchas veces, quedan con causa de muerte indeterminada. El principal objetivo de la necropsia es determinar si el individuo estaba vivo o muerto al comenzar el incendio.


Es difícil, sino imposible, macroscópicamente distinguir quemaduras ante o post mortem, especialmente en cuerpos carbonizados. Evidencias de que la persona estaba viva al momento de comenzar el incendio incluyen: presencia de residuos negruzcos en las vías aéreas y una elevada saturación sanguínea de monóxido de carbono.


Una prueba adicional, es la documentación microscópica de una reacción vital en las quemaduras. El trauma térmico puede alterar o destruir lesiones preexistentes. El calor encoge los tejidos por la pérdida de agua y la coagulación de las proteínas, debido a esto, las heridas se reducen de tamaño y pueden pasar desapercibidas; sin embargo, como en el presente caso, mediante un correcto abordaje en la necropsia se pueden reconocer y documentar. En conclusión, pese a su aspecto, el examen minucioso de un cuerpo carbonizado aporta información de gran utilidad a la investigación.

Inscríbete a nuestro boletín de información
  • White Facebook Icon
  • Twitter
  • White Instagram Icon

Expresión Forense © 2020 Todos los Derechos Reservados.