Búsqueda y captura la documentación de los actos de investigación en las órdenes de aprehensión

Artículo extraído de la Revista Expresión Forense N° 49, por Edgar Alejandro García Martínez


Dentro de la investigación policial, las ordenes de aprehensión siempre han tenido una importancia peculiarmente diversa a aquellas investigaciones que se puedan realizar con dirección técnica y táctica de objetivos diversos a la obtención de información, como en muchas ocasiones son los mandamientos ministeriales, la peculiaridad de este tipo de mandamientos estriba en la peligrosidad con la que se han de presentar los objetivos (personas) a aprehender, independientemente del delito, la población y elementos circunstanciales, hacen de este tipo de investigaciones las actividades policiales más peligrosas que se puedan realizar.



Las ordenes de aprehensión no siempre son sinónimo de compurgar una sentencia para la persona que se encuentre detenida, es decir, en el Sistema Penal Acusatorio se entiende una orden de aprehensión como una forma de conducción del imputado al proceso y aún ante la autoridad jurisdiccional, ya que muchas de las veces el imputado no es notificado debidamente o en franca rebeldía no acude a su audiencia programada, que bien puede ser de revisión de medidas cautelares, ya que el delito por el que se encuentra procesado no es necesario u oficiosa la prisión preventiva, motivo por el que en libertad sigue su proceso, pero al no tener conocimiento de su audiencia o al no querer ir a ella, se le declara por parte del juez de control, “sustraído de la acción de la justicia”, motivo por el que el Ministerio Público, ha de solicitar dicha orden de aprehensión, misma en la que ha de fundar y motivar dicha petición con los elementos que ya obran dentro de la carpeta de investigación, haciendo énfasis en la temporalidad de la sentencia que se llegare a tener por el delito cometido y todos aquellos datos de prueba que nutran la convicción del juez de control para elaborar dicha orden de aprehensión, finalmente se ha de obsequiar dicha orden al Ministerio Público para que a su vez envíe la orden de aprehensión tanto como su designación por oficio dirigido hacia la Policía de Investigación. Será momento para que quien ostente el mando operativo de dicha Policía, asigne a determinada célula de trabajo (conjunto de policía de investigación) para ejecutar dicho mandamiento judicial.

Lo complejo de este tipo de investigación radica en la discrecionalidad con el que se han de ejecutar las tareas de obtención de información, así como de captura del objetivo; pues como técnicas policiales se pueden emplear algunas como:


Vigilancia móvil: Seguir a la persona objetivo (imputado) ya sea a pie o a bordo de vehículos automotores.


Vigilancia fija: Permanecer en determinado lugar por tiempo indefinido, para ubicar a la persona objetivo u obtener información relevante relacionada con la investigación.


Coberturas: Uso simulado de disfraces o bien maquillaje, con la finalidad de no ser reconocido por la persona objetivo.


Estas técnicas tienen como finalidad confirmar que realmente sea la persona a la que se busca la persona que se ha de estar vigilando, ya que muchas veces el tiempo ha pasado y no se tiene fotografía reciente del imputado, al igual que pudiera tratarse de alguna homonimia o un hermano gemelo o primo, elementos fácticos que podrían causar un acto de molestia a dicha persona, en el mejor de los casos, si es que no se tiene la certeza de que se trate de la persona objetivo.


De ahí que sea importante identificar la base jurídica indispensable que rodea este tipo de investigaciones especiales, tal es el caso de:


Art. 16, párrafo tercero, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. “No podrá librarse orden de aprehensión sino por la autoridad judicial y sin que preceda denuncia o querella de un hecho que la ley señale como delito, sancionado con pena privativa de libertad y obren datos que establezcan que se ha cometido ese hecho y que exista la probabilidad de que indiciado lo cometió o participó en su comisión”


Lee el artículo completo en la versión digital de la Revista Expresión Forense N° 49

Inscríbete a nuestro boletín de información
  • White Facebook Icon
  • Twitter
  • White Instagram Icon

Expresión Forense © 2020 Todos los Derechos Reservados.