Análisis Forense de una Obra de Arte

Artículo extraído de la Revista Expresión Forense N° 3 , por Verónica Guerrero Mothelet


Se puede autenticar con exactitud una pintura utilizando un análisis estilístico y forense (análisis de Morelli). Se han editado varios volúmenes sobre los vericuetos del análisis forense de pinturas, por la tanto esta parte ofrece sólo un resumen de las destacadas herramientas científicas disponibles y las formas en que se pueden combinar con las disciplinas morelianas para autenticar pinturas.



La ciencia forense estudia las anomalías en la composición física y química de una pintura. Examina los ingredientes de la pintura, la composición química de la tela o del panel sobre el que se pinta, y las marcas que quedan debajo de la superficie de la pintura. Analizar tales elementos es un acto decisivo para lograr conocer la composición, el origen y la antigüedad de la pintura. La ciencia se acerca al estudio del arte de manera opuesta a cómo lo haría el conocedor.


Mientras que éste generalmente trata de expandir el opus de la pieza de arte, la ciencia forense busca excluir las falsificaciones. La ciencia forense parte de la proposición “culpable hasta que se demuestre lo contrario”, por lo que no considera auténtica una obra sino hasta que sus atributos conformen las normas usuales. La ciencia forense puede examinar todo el contenido de una pintura, incluyendo su composición química y la antigüedad de la tela o panel, la estructura química de la pintura utilizada, y los ingredientes utilizados para unir la pintura.


Por ejemplo, un científico puede develar un falso Tiziano del sigo XVI si el mismo tiene blanco de zinc, pintura que no se utilizó sino hasta el año 1780. En general, hay dos tipos de análisis forense. El primero incluye técnicas fotográficas que utilizan rayos X e infrarrojos y luz ultravioleta. Ésta es la forma más común de la prueba científica, aunque su mayor debilidad radica en el hecho de no utilizar muestras extraídas de la pintura.


La reflecto grafía infrarroja identifica marcas o trazos que están debajo de la superficie de la pintura. En los viejos maestros, los dibujos subyacentes fueron trazados a menudo directamente sobre la tela como un boceto de la pintura. El examen de estos dibujos ayuda a establecer la autenticidad de una pintura, y compararla con el estilo del artista. La radiación infrarroja también puede detectar las firmas auténticas que no distingue el ojo humano, o puede revelar firmas falsas que se agregaron años después de terminar una pintura falsa. La fotografía con rayos X utiliza la radiación de onda corta para detectar alteraciones en una pintura. También puede indicar los tipos de pintura que contiene. Los rayos X identificarán zonas de la pintura que han sido reparadas o cambiadas. Por ejemplo, los rayos X podrían revelar una firma falsa agregada después de terminar la pintura inicial Este método también identifica ciertos tipos de rayos X que absorben pigmentos, incluyendo el blanco de plomo y el amarillo estañado.


Como los historiadores han determinado cuándo comenzaron a utilizarse estas pinturas, su presencia puede echar luz sobre el momento de ejecución de la pintura. Estas técnicas pueden sumarse al análisis con luz ultravioleta para revelar áreas de retoques que a veces pueden ayudar en la identificación de pigmentos.


Así como la fotografía con rayos X, infrarrojos o ultravioletas es una herramienta de investigación, se debe utilizar en forma conjunta con pruebas adicionales para poder evaluar adecuadamente una obra. Por ejemplo la fotografía con rayos X, si bien puede detectar pinturas con componentes de plomo, no puede cuantificar el contenido preciso de plomo en las mismas. Además, estas tecnologías no pueden analizar materiales orgánicos –como medios orgánicos utilizados en la composición de las pinturas–.


Investigar una pintura sólo por medio del examen fotográfico–sin combinarlo con otras pruebas forenses y la prueba de Morelli- puede resultar muy decepcionante. Un analista puede manifestar que la fotografía de rayos X prueba la existencia de blanco de plomo y que, por lo tanto, la pintura es una obra del Renacimiento Veneciano. Tal evaluación ignoraría el hecho de que la fotografía no puede determinar si el contenido de plomo es consistente con el período en que se llevó a cabo el trabajo. Un examen forense apropiado debe incluir el estudio de muestras de pintura de la obra. La segunda categoría y la más efectiva de las pruebas científicas se refiere a la extracción y análisis de muestras de pintura. El método más avanzado es la espectrometría fluorescente por reflexión de rayos X (TXRF) que utiliza los rayos X para examinar pigmentos tomados de la pintura. El proceso de extracción de una micro muestra se realiza cepillando la superficie de la pintura con un hisopo de algodón, sin causar daño a la obra. La muestra se coloca entonces en una plaquita de vidrio y se somete a la radiación de rayos X de alta intensidad. Ésto estimula los componentes químicos de la muestra y les hace liberar indicios secundarios de rayos X. Cada elemento de la muestra emite una marca única de rayos X, permitiendo que se pueda determinar de manera precisa el contenido de la muestra.


Según el científico R. Klockenkamper y otros, “una determinada característica de los pigmentos puede ayudar en la asignación de una fecha probable... a la pintura”. Esto es porque cada tipo de pintura tiene una composición química única que es rastreable hasta el momento en que comenzó a utilizarse, por ejemplo, el azul de Prusia cuya composición química es Fe4(Fe(CN)6)3, no fue usado por los artistas sino a partir de 1725. Por lo tanto, si una pintura atribuida a Rembrandt contiene azul de Prusia, puede ser rechazada de inmediato como una falsificación. El examen TXRF difiere del de una simple fotografía hecha con rayos X, infrarrojos o ultravioletas porque implica el análisis de muestras de la pintura utilizada en la obra y no de fotografías no invasivas. Por lo tanto, puede proporcionar un informe químico forense detallado de una pintura, que va más allá de lo que se logra con la fotografía.

Lee el artículo completo en la Revista Expresión Forense N° 3 en formato digital.

Inscríbete a nuestro boletín de información
  • White Facebook Icon
  • Twitter
  • White Instagram Icon

Expresión Forense © 2020 Todos los Derechos Reservados.