La Gendarmería Nacional de Argentina Está Superando las Barreras De Tiempo y Distancia con Inteligencia Digital

  •  La Gendarmería Nacional Argentina está construyendo una red de laboratorios digitales para obtener inteligencia de forma más rápida.

El laboratorio de Informática Forense de la Gendarmería Nacional Argentina (GNA), una institución Federal de 70.000 personas en el país se encuentra en la ciudad de Buenos Aires. Los oficiales de la GNA en cinco sedes regionales ubicadas en: Campo de Mayo, Córdoba, Rosario, San Miguel de Tucumán y Bahía Blanca, entregan un flujo constante de dispositivos digitales al laboratorio, hasta 2.000 en un año cualquiera, para el análisis, extracción y desbloqueo, para ayudar en las investigaciones produciendo inteligencia digital relacionada con la seguridad fronteriza, el tráfico de drogas el contrabando, entre otros asuntos. 

 

Locaciones GNA

Debido a que la sede regional está a cientos (y en algunos casos, a miles) de kilómetros de Buenos Aires, las barreras de tiempo y distancia dificultan el camino hacia la justicia. Es por eso que la GNA está construyendo una red de laboratorios forenses digitales, en toda Argentina, para obtener inteligencia de forma más rápida.

El principal laboratorio de la Gendarmería en Buenos Aires”, actualmente maneja extracciones de dispositivos para todo el país. Los planes futuros requieren la instalación de múltiples laboratorios en todo el país para brindar información digital valiosa a los investigadores de forma más rápida.

“Es un país grande y es difícil cubrirlo con un laboratorio”, dice Antonio Maza, Experto del Departamento de Análisis Forense Digital de GNA. “El número de dispositivos siempre aumenta debido a la adopción digital y no podemos seguir el ritmo de la demanda”, mencionó.

 

Maza, un veterano de 20 años de GNA e instructor de análisis forense en la Universidad Católica de Salta, tiene un plan para superar las barreras de tiempo y distancia que afectan las investigaciones, garantizando que la inteligencia digital tome el centro del escenario en las investigaciones de GNA ahora y en el futuro. Está liderando la creación de la nueva red de laboratorios, que responderá a las necesidades de las autoridades judiciales locales, mediante el estudio de dispositivos electrónicos conectados a posibles actividades delictivas. Maza, es un apasionado del valor de los datos digitales para la GNA, considera que la cadena de laboratorios, equipados con soluciones de inteligencia digital de Cellebrite, siendo crucial para las futuras generaciones de oficiales de GNA.

 

 

Antonio Maza, Experto del Departamento de Análisis Forense Digital de GNA, tendrá los primeros cinco laboratorios forenses regionales online para el año 2020, y con otros más por venir.

“Quiero que este sea mi legado”, dice Maza. “Quiero todas las capacidades implementadas ayuden a que todos trabajen en equipo en todo el país. Y quiero que las personas piensen de forma diferente y tomen diferentes enfoques”, indicó.

“Ahora que la evidencia proviene de tantos dispositivos y fuentes de datos diferentes, los investigadores ya no pueden ‘pensar` de forma lineal”, dice Maza. “Investigar no es lineal”, menciona.

 

Los datos llevan a los oficiales de la GNA a muchas direcciones nuevas, inspirando nuevas formas de resolver crímenes.

 

Estar al nivel de los sospechosos

Hoy, en el laboratorio de informática forense de GNA, funcionarios como Maza trabajan arduamente para igualar el ritmo de su desarrollo de conocimiento digital con la explosión de dispositivos digitales encontrados en el curso de las investigaciones.

 

“El trastorno digital ha tenido un enorme impacto en los casos que manejamos”, explicó Maza. “El volumen de información que tenemos que procesar anualmente ha aumentado de manera exponencial”. Ese aumento, dice, ha obligado a los examinadores e investigadores de la GNA a subir la escalera de la inteligencia digital tan rápido (si no más rápido), como los sospechosos pueden acumular datos digitales en sus dispositivos o en la Nube.

 

“Nuestro mayor desafío es el avance tecnológico vertiginoso, como es el caso de los dispositivos móviles”, dijo Maza. “Además de eso, hay medidas de seguridad para proteger la privacidad de los datos que han sido endurecidas con el tiempo, creando barreras para obtener pruebas que pueden ser de gran importancia en las investigaciones”, agregó.

 

Saemos que es una tarea enorme y compleja, la buena noticia es que la inteligencia digital ayuda a Maza y sus colegas a enfrentar estos grandes desafíos. “Nos permite optimizar nuestro tiempo y recursos, encontrando pruebas que respalden nuestros casos de formas que no hubieran sido posibles sin inteligencia digital”, dijo Maza.

 

Una parte clave de esta optimización es el acceso a los datos en la nube, utilizando Cellebrite UFED Cloud para analizar la información. Maza enumera una larga lista de datos que ahora son una parte común de las investigaciones: chats desde aplicaciones de mensajería como WhatsApp y Telegram, contenido multimedia y metadatos, calendarios online, historial de navegación web, conexiones Wi-Fi, datos de ubicación e información de perfil de usuario. Todo es importante en estos días y todo requiere herramientas de análisis automatizadas en manos de investigadores expertos.

 

En sus propios 20 años con GNA, Maza ha visto cómo el mundo digital ha cambiado por completo la vigilancia policial. “El impacto de la tecnología en la sociedad se refleja continuamente en nuestras actividades en la GNA”, dijo. “Como expertos en análisis forense, tenemos que sumergirnos en este montón de pruebas. Una cosa que puedo decir con certeza hoy es que no hay casos simples, gracias a un complejo ecosistema que constituye evidencia digital”, complemenó.

 

“Como expertos en análisis forense, tenemos que sumergirnos en este montón de pruebas. Una cosa que puedo decir con certeza hoy es que no hay casos simples, gracias a un complejo ecosistema que constituye evidencia digital”

 

Eliminando las barreras de tiempo y distancia

Se espera que los primeros cinco laboratorios forenses regionales abran a finales del año 2020. “Se seleccionaron las ubicaciones estratégicamente en función del volumen de casos, así como también se analizaron otros recursos policiales nacionales en esas regiones”, dijo Maza. Su objetivo no es solo posicionar a GNA al frente del análisis forense digital, sino también transformar la forma en que sus colegas realizan su trabajo.

 

Las personas que manejan los fondos están de acuerdo con Maza: Reconocen que la inteligencia digital es imprescindible, no opcional, cuando se trata de investigaciones efectivas. Y un solo laboratorio no iba a ayudar a la GNA a resolver casos con la velocidad necesaria.

 

“El año pasado, por ejemplo, analizamos alrededor de 2.000 dispositivos en toda Argentina”, explicó Maza. “Y no se trata solo de teléfonos celulares, también son computadoras, DVR y más. Hace unos años, tuvimos que analizar 1.000 dispositivos, ahora son 2.000 y el año que viene serán mucho más. Es un problema para resolver en el futuro”.

No se trata solo del aumento en número de dispositivos: Se trata del tiempo que lleva transportarlos al laboratorio nacional desde todas las regiones de Argentina. “No tenemos tantos días para finalizar las investigaciones”, dijo Maza. “Y no queremos que se pierdan pruebas”. Con una red de laboratorios, los dispositivos y los datos pueden analizarse más rápidamente, cerrar casos más rápidamente y traer sospechosos.

 

“Quiero que este sea mi legado… quiero todas las capacidades implementadas ayuden a que todos trabajen en equipo en todo el país. Y quiero que las personas piensen de forma diferente y tomen diferentes enfoques”.

-Antonio Maza.

 

Maza espera que todos los laboratorios estén equipados con la misma tecnología de Cellebrite, la cuál es utilizada por él y otros oficiales usan en el laboratorio nacional. En el sector, los investigadores y examinadores usan UFED, la solución para extraer datos de dispositivos móviles; los investigadores también usan Cellebrite UFED Cloud para preservar y analizar datos de la nube, como conversaciones de aplicaciones de mensajería e historial de navegación web.

 

Los investigadores también usan Cellebrite Pathfinder, para crear un entorno forense unificado en toda la red de laboratorios. Una vez que Maza y sus colegas extraen pruebas de los dispositivos, los expertos forenses aplican una capa de análisis digital, lo que les permite identificar pruebas relevantes a partir de un gran volumen de datos. Las pruebas se envían a los investigadores y fiscales a través de informes en varios formatos para su evaluación, incluidos los informes generados por Cellebrite Physical Analyzer. Las herramientas combinadas de Cellebrite ayudarán a los investigadores a acceder, analizar y administrar datos para que estén preparados para la avalancha de datos digitales en sus casos. El laboratorio nacional seguirá siendo el centro de las actividades forenses de GNA, gestionando programas de capacitación para investigadores y construyendo alianzas estratégicas con instituciones del sector público y privado en Argentina.

 

Resolución rápida de casos

El valor fundamental de la inteligencia digital brilla en más y más casos de la GNA, como uno de marzo de 2019, en donde se tuvo la amenaza de un adolescente de matar a otros estudiantes en su universidad en el noreste. El joven de 17 años publicó un mensaje en Facebook diciendo que transmitiría la “masacre” en vivo por esta red sociodigital; la publicación incluía una foto de una variedad de armas de fuego.

 

“La inteligencia digital nos permite optimizar nuestro tiempo y recursos, encontrando pruebas que respalden nuestros casos de formas que no hubieran sido posibles sin la inteligencia digital”

 

En un operativo matutino en la casa del estudiante, los investigadores de GNA confiscaron los teléfonos celulares y una computadora del estudiante. Usando Cellebrite Pathfinder, los investigadores aplicaron filtros para localizar más fotos de armas de fuego que el estudiante había descargado de Internet; con Cellebrite UFED Cloud, también localizaron mensajes de redes sociales enviados a otras personas alertándolas sobre el ataque planeado.

El equipo forense de GNA maneja actualmente más de 2.000 dispositivos por año a través de su laboratorio central. Agregar laboratorios regionales distribuirá la carga de trabajo, acelerando las investigaciones y permitiendo a los examinadores en el laboratorio central concentrarse en los casos más difíciles.

“En solo dos horas, resolvimos el caso”, dijo Maza. “Sabíamos que esta era la persona y encontramos números de tarjetas de crédito que le pertenecían, así como a otras personas relacionadas con el ataque planeado”. Maza y sus colegas también pudieron construir una línea de tiempo de los movimientos del sospechoso mientras planeaba el ataque. El sospechoso finalmente fue acusado de hacer amenazas anónimas con armas.

 

“Aunque el caso podría haberse resuelto sin las herramientas de inteligencia digital, habríamos precisado más tiempo y más recursos para hacerlo”, dijo Maza. Dada la naturaleza del caso, más tiempo podría haber significado que el ataque siguiera de alguna manera, una posibilidad que los investigadores simplemente no pueden permitir. “Necesitamos identificar pruebas en un corto período de tiempo y con la certeza suficiente”, mencionó.

 

Un amor forense para siempre

  No sorprende que Maza, quien ha pasado décadas trabajando con evidencia forense, esté detrás del proyecto de laboratorio ampliado. Incluso en la infancia, quería saber cómo funcionaban las cosas. “Solía desmontar las radios de mi abuelo porque quería saber quién estaba hablando dentro de la caja”, dijo riéndose. “Me gusta llegar al fondo de las cosas. Por eso me gusta tanto la investigación forense e investigar”.

 

En la universidad, Maza estudió Ingeniería Informática, pero a pesar de que el campo consistía en averiguar cómo funcionaban todas las cosas técnicas, no estaba entusiasmado. “No le daba sentido a mi vida”, explicó. Cuando descubrió la policía y el análisis forense, todo tuvo sentido.

 

“Me encanta mi trabajo porque puedo atrapar a los delincuentes y porque descubro cosas que nadie más sabe”, dijo Maza. Se frustra con los casos que él y su equipo no pueden resolver, pero se siente motivado por la forma en que la inteligencia digital está ayudando a la GNA a cerrar casos que, hace años, podrían haber resultado en callejones sin salida. Comparte lo que sabe con una nueva generación de investigadores: Maza es actualmente el director del programa de posgrado en análisis forense e investigación digital en la Universidad Católica de Salta, enseña a todos, desde oficiales de policía y funcionarios judiciales, hasta profesionales de TI y ciberseguridad. Mientras Maza se prepara para tomarse una licencia de dos años de su puesto para hacer cursos dentro de la GNA y así avanzar en la institución, se siente seguro de que el legado por el que ha trabajado duro seguirá siendo fuerte.

 

“Recuerdo cuando comencé a hacer investigaciones digitales que nuestros procesos y herramientas casi parecían caseros”, dijo Maza. “Ahora hemos avanzado profesionalmente y tenemos la madurez que nos brinda el análisis forense digital. Podemos movernos rápidamente y somos mucho más inteligentes”.

Inscríbete a nuestro boletín de información
  • White Facebook Icon
  • Twitter
  • White Instagram Icon

Expresión Forense © 2020 Todos los Derechos Reservados.