Arriba


Febrero 11, 2021
Artículo extraído de la Revista Expresión Forense N° 59, por Javier Balderrama López.

Una pregunta de oro que siempre ha tratado de responder la criminalística como ciencia auxiliar del derecho es: ¿Quién?, ¿Quién lo hizo?, ¿Quiénes lo hicieron?, una simple pregunta, pero una de las más complejas de responder es; identificar a alguien, a través de muchos estudios científicos no es trivial, incluso el poder identificar una sola característica de un individuo es una tarea difícil, pero apasionante para el investigador.

Hace algún tiempo cuando realizaba los primeros estudios sobre la voz, una persona que investigaba un delito me pregunto con curiosidad, “¿Hay forma de demostrar científicamente si una voz pertenece a un hombre o a una mujer en una grabación?”, para contestarla desarrollé una propuesta con la cual se puede clasificar si una voz desconocida pertenece típicamente a una población de sexo masculino o femenino, característica inicial que es analizada en los estudios de identificación de voz; no quiere decir que con el análisis de ésta característica se pueda realizar una identificación completa pero dicha característica es muy importante y forma parte de un estudio más detallado.

El análisis del tono ayuda a tener un panorama más claro e incluso otras líneas de acción en una investigación, y resulta muy útil en la investigación de delitos como el secuestro, la extorsión, e incluso fraudes por mencionar algunos.

El tono fundamental de una voz es una característica que va de la mano con el sexo; todos hemos escuchado la voz de un hombre o de una mujer, y sabemos que son diferentes, las llamadas “cuerdas vocales”, son las encargadas de vibrar con el aire de los pulmones y están determinadas genéticamente; esa vibración llamada tono fundamental resulta ser medible, y gracias a esas mediciones mas notorias sobre todo en las cinco vocales del idioma español en su categoría “mexicano”, debido a que en el presente se propone un método de clasificación del sexo a partir de las vocales tomadas de diferentes hablantes; como población de comparación y su clasificación de acuerdo al sexo de estas poblaciones. En el presente esas mediciones se realizan para contestar esa pregunta interesante, que líneas antes se planteó, y que dicho estudio puede ser usado como una pequeña parte de análisis más detallados en la identificación de voz desde el punto de vista forense.

Lee el artículo completo en la Revista Expresión Forense N° 59, en formato digital.

Autor :Equipo Expresión Forense

Escríbenos tu comentario, deseamos conocer tu opinión.