Arriba


Marzo, 03, 2021
Escrito por el equipo de Expresión Forense.

Las huellas dactilares han sido a lo largo del tiempo un constante descubrimiento y estudio de su morfología, tienen un papel invaluable para la identificación de personas, por lo que se han convertido en la técnica dactiloscópica más útil para la criminalística y entidades de justicia.

Cada huella dactilar es singular por los patrones que forman las Crestas de Fricción; son llamadas crestas de fricción a los alto-relieves lineales y curvos de la epidermis de la piel, alternadas con surcos papilares que en conjunto forman una gran variedad de dibujos dactilares únicos. No existen dos personas con huellas iguales, incluso si son gemelos.



Existen tres principios básicos de la dactiloscopia, que, a su vez, son parte de las cualidades de las huellas dactilares que son esenciales para su interpretación, sobre todo con la importancia contemporánea que ha tomado en las investigaciones de índole forense.

Estos principios dactiloscópicos se resumen en:

-Perennidad: que se refiere a la persistencia de las crestas papilares a través del tiempo.

-Inmutabilidad: cualidad de aquello que no cambia, salvo que el dibujo digital sufra alteraciones severas que afecten a la dermis.

-Diversiformidad: encargado de la diversidad de formas que tienen estos dibujos dactilares, de los que jamás podrán hallarse dos iguales.

Cuando se plasma una huella dactilar en alguna superficie pueden ser clasificadas como positivas, latentes y negativas, aunque los tres tipos se asocian habitualmente con el término impresión latente.

Una impresión visible o positiva comprende aquellas que son totalmente perceptibles a simple vista y en las cuales se hace la impresión de las crestas por ejemplo una impresión de sangre o pintura en un cristal.

Una impresión negativa se crea cuando el sustrato es lo suficientemente flexible en el momento de contacto para registrar los aspectos tridimensionales de las huellas digitales, creando así una impresión de los surcos y a su vez un molde de la estructura de las crestas, por ejemplo al presionar en plastilina.

La palabra latente significa oculto o invisible, por ello las huellas latentes son aquellas indetectables a simple vista.

Para que una Huella latente pueda ser examinada, es necesario hacer un revelado, ya sea físico o químico, para que de esta forma sea visible.

Para seleccionar la técnica de revelado adecuada se deberán tomar en cuenta factores como:

• Tipo de residuo de la huella latente sospechosa
• Tipo de sustrato
• Textura del sustrato.

En la actualidad la huellas dactilares tienen utilidades diversas, son objeto de estudio en la investigación, es una herramienta para los docentes y han traspasado la barreras de la tecnología siendo utilizadas para desbloquear smartphones, tablets, etc. Las impresiones sobre objetos dejadas por los dibujos dactilares de una persona, se han vuelto tangibles gracias al largo camino de innovación en técnicas de levantamiento y procesamiento de este tipo de evidencias en las investigaciones de naturaleza criminal.

Los nuevos retos de la dactiloscopia en laboratorios forenses, consiste en recuperar las huellas de distintas superficies en la escena de investigación, volviéndose un desafío que pareciera complejo, sin embargo han surgido tecnologías de última generación, por ejemplo las que ofrecen algunas marcas tal es el caso de Foster+Freeman que ofrece equipo con altos estándares de calidad que permiten un revelado de huellas dactilares hasta en las superficies más difíciles.

Autor :Equipo Expresión Forense